was successfully added to your cart.
Tag

Artículos de palabras en portugués

¡Atenção con estos puntos de la gramática portuguesa!

Como no podía ser de otra manera uno de los aspectos que más cuidamos en nuestra academia es la gramática en portugués. Como broma en español solemos agregarle “-iño” o “-iña” al final de toda palabra para que parezca portuguesa, pero obviamente, no es así de sencillo en una conversación real en portugués.

El portugués tiene sus reglas gramaticales como cualquier otro idioma. Y aunque, a simple vista, nos parece un idioma más difícil que el español porque tiene varios tipos de acentos (y otros símbolos en las letras) con una formación de calidad pronto veremos que nos es tan difícil como puede parecer en un primer momento

Simplemente hay unas sencillas reglas que pueden orientarnos para no caer en el “portuñol” sino expresarnos en portugués de forma fluida y correcta.

Hoy os contamos tres de ellas:

1. Uso de la virgulilla y la cedilla

Comúnmente, se le dice virgulilla a la tilde de la letra eñe (~), que en portugués se usa en las vocales A,O y U. Aunque en español, la Real Academia Española acepta también como ejemplos de virgulilla el apóstrofe y la cedilla. Por su parte, la cedilla es la colita que le agregan a la c para transformarla en ç.

En portugués, la virgulilla sobre las letras A y O se llama til. Ejemplos: mãe, põe. No confundamos con “vírgula” que es la palabra portuguesa para llamar a la coma.

A la cedilla se llama cedilha y se pone sobre la letra C antes de A, O, U para obtener un sonido equivalente a la (s) Ejemplos: canção, estação, caçar.

2. Uso del acento grave, del agudo y del circunflexo

Antes de salir corriendo al ver más acentos gráficos que nuestra tilde en español, veamos cuáles son cada uno de ellos.

El acento grave (`), llamado crase, se usa en ciertas contracciones de la preposición A, principalmente con artículos definidos y con pronombres demostrativos. Ejemplos: à, às, àquele, àqueles.

El acento agudo (´) marca la sílaba tónica abierta (en A, E, O) y se usa también en I, U tónicos, en el caso que sea necesario. Ejemplos: flexível, guaraná.

El acento circunflexo (^): se usa en las vocales A, E y O para indicar un sonido tónico de timbre cerrado. Ejemplos: lâmpada, pêssego.

3. Uso de los artículos

En portugués, al igual que el español, se usan artículos masculino y femenino. Pero también se usa el artículo para nombres propios. Por ejemplo, para decir que este es Juan, se dice:
Este é o Juan (o João)

Y también, en portugués se encuentra el artículo determinado delante de pronombres personales. Por ejemplo, para indicar que él es mi padre: Este é o meu pai.

Estos son tres sencillos puntos a tener en cuenta cuando estamos aprendiendo portugués, si los estudiamos y empleamos podremos ver como con un poco de tiempo y práctica, vamos a poder falar y acentuar correctamente en portugués.

Los falsos amigos – palabras similares con significados diferentes

En febrero empezamos nuevos cursos de portugués en nuestra academia en Madrid, por este motivo vamos a calentar motores con algunos artículos centrados en aprender portugués empezando por lo que llamamos los falsos amigos.

Entre el español y el portugués se da en algunas ocasiones lo que en lingüística se conoce como falsos amigos, palabras de otros idioma que se parecen, en la escritura o en la pronunciación, a una palabra de nuestro idioma materno pero que a pesar de su similitud tiene un significado totalmente diferente.

Entre los dos idiomas existe una relación muy estrecha, hasta el punto de tener un alto nivel de inteligibilidad en muchas ocasiones, aunque, por otro lado, también nos topamos con diferencias entre ambas lenguas que dificultan el aprendizaje y la traducción entre ambas.

Cuando hablamos de que ambos idiomas presentan un alto nivel de inteligibilidad, nos referimos a que existen muchísimas palabras que se escriben de forma idéntica (casos como voz, apagar, beata…), y otras palabras son muy parecidas o se pueden traducir muy fácilmente (alargar/alongar, callado/calado, chorizo/chouriço…).

Sin embargo, existen también otras palabras que, o bien se escriben totalmente distintas (asa/cabo, cambiar/trocar, cena/jantar…), o bien se escriben muy parecidas pero su significado no coincide y nos lleva a equívocos.

Es el caso de estar embarazada, que nada tiene que ver con el portugués estar embaraçada, ya que la palabra embaraçada significa avergonzada. Uno de los falsos amigos más famosos que existen, es camisinha, ya que muchos lo confunden con la traducción “camiseta”, y nada más lejos de la realidad, su significado en español es “preservativo”.

Otras de las grandes diferencias que nos encontramos entre ambos idiomas, es su género.
Algunas palabras que en español son femeninas, en portugués serán masculinas y viceversa.

Como ejemplos tenemos aquellas palabras españolas masculinas terminadas en -aje, que traducidas al portugués y terminadas en -agem, se convierten en femeninas (un viaje/uma viagem). La leche/ o leite, el dolor/ a dor…
Luego están aquellas palabras que tienen distintos significados en una misma lengua según el género que tenga (orden: la orden/el orden), pero que en el idioma portugués nunca cambia, siempre es en el mismo género, en este caso, femenino (a ordem)

¿Sabías que existen palabras en un idioma que tienen dos formas y sin embargo sólo una en el otro?
Por ejemplo, en español, las palabras crear y criar, tienen distinto significado, pero en portugués ambas se traducen con criar. Y en el caso contrario, la palabra en español sueño, se traduce de dos formas en portugués, sono y sonho.

El alfabeto español tiene veintiséis letras, mientras que el alfabeto portugués, tiene veinticuatro. A continuación os mostramos un cuadro de los cambios fonéticos más característicos:

Como podéis observar, las diferencias lingüísticas entre ambos idiomas son más marcadas en la lengua escrita que en la oral, eso es debido a las diferencias en las convenciones ortográficas.
En términos generales, la gramáticas del portugués y del español no varían mucho, aunque sí existen diferencias menores en cuanto a los posesivos, el uso de pronombres, ciertos tiempos verbales y las preposiciones.

Con este artículo y otros de nuestro blog como ¿sabrías pedir un café en portugués? ya tenéis material con el que ir practicando hasta el inicio en febrero de nuestros nuevos cursos de portugués. ¡Os esperamos!

×
¿Hablamos? ¡mándanos un WhatsApp¡