was successfully added to your cart.
Tag

Artículos de música

Rock in Rio 2018. Vuelve el mejor festival del mundo

freddie-mercury-rock-in-rio-1985

Academia de portugués en Madrid – El verano es tiempo de festivales, y si no que nos lo digan en España en donde en cuanto empieza el calor, miles de jóvenes escapan de Madrid para asistir a la ingente cantidad de festivales de música que se celebran por todo el país.
Esto desde hace algunos años no es una excepción en Portugal donde desde el 23 hasta el 30 de junio se está celebrando en el mítico Parque de Bela Vista la última edición del conocido festival Rock in Rio en el que Bruno Mars y Muse ya han dado buena muestra de su potencia. Un año más el festival más grande del mundo está haciendo vibrar a más de 70.000 espectadores en Lisboa, un poco lejos de su ubicación original en Río de Janeiro dónde comenzó hace ya 33 años.

freddie-mercury-rock-in-rio-1985<

Actualmente ya se han celebrado 19 ediciones del festival, siete ediciones en Río de Janeiro, ocho en Lisboa, tres en Madrid y una en Las Vegas. ¿Pero cómo empezó a celebrarse este mítico festival?, para contarlo vamos a retroceder en el tiempo.

Corría el año 1985 y Brasil estaba sumida en una época de grandes cambios tras un largo periodo de dictadura militar. En este contexto el empresario brasileño Roberto Medina tuvo una idea que en ese momento pareció una locura imposible de organizar, el mayor festival del mundo de música rock y pop en un área 250.000 metros cuadrados en Jacarepaguá un barrio de la Zona Oeste de Río de Janeiro. Para su primera edición el festival se vistió de oro con ni más ni menos que la participación del grupazo del desaparecido Freddy Mercury, Queen, los ingleses Iron Maiden y otras leyendas del rock como AC/DC, Scorpions, Yes o Ozzy entre otros. Con ese pistoletazo de salida Brasil aviso al mundo de qué a partir de ese momento iba a ser un referente importante en el mundo de la música rock.

Esa primera edición entraría por méritos propios en la historia del rock, pero no solo a nivel musical ya que a nivel sociológico, este festival significó mucho más que un escenario impresionante y un montón de buenas bandas y resultó crucial para que Brasil y gran parte de América Latina por contagio, entrasen en en el mundo del rock y de los grandes eventos tras muchos años de falta de libertad. En esa primera edición del Rock in Rio se pudieron vivir en Brasil momentos inolvidables y conciertos apoteósicos como nunca antes se habían visto.

Para su segunda edición se declinó rehacer la Ciudad del Rock trasladándose en esta ocasión al estadio de Maracaná, donde el evento no llego a ser tan mágico como el original y no cumplió las expectativas generadas, y eso que en esta ocasión contó con Guns and Roses como cabezas de cartel, junto con artistas de la talla de a-ha, New Kids on the Block, George Michael, Carlos Santana, Prince, INXS, Judas Priest y Sepultura entre otros.

Sin embargo la situación política y económica en Brasil en 1991 era muy conflictiva y la violencia se había adueñado de las calles transformando ese esperanzador 1985 en la triste postal que tantas veces nos llega de Brasil. Además ese año también comenzaría la guerra de Irak por lo que tanto la situación interna como externa ensombrecerían esa segunda edición de Rock in Río que Sin embargo quedó en el recuerdo de muchos.

Hubo que esperar al año 2001, exactamente 10 años después de esa segunda edición para que se volviese a celebrar el festival.

Para esta tercera edición se volvió a recuperar la Ciudad del Rock pero en esta ocasión mejor acondicionada y preparada y con un plantel de bandas con el que pretendían recuperar el espacio y la repercusión internacional perdida durante estos 10 años. La jugada salió bien dejando algunos conciertos increíbles como la actuación de Iron Maiden que incluso quedó reflejada en un DVD de la mítica banda de heavy metal. Quienes junto a grupos más pop y alternativos como Britney Spears, Oasis o REM y bandas de rock y metal como Papa Roach, Foo Fighters Sting, Red Hot Chili Peppers, y de nuevo Sepultura, volvieron a dejar bien alto el nombre del festival. 3 años después en el 2004 Roberto Medina decidió organizar un festival de la misma envergadura en Portugal y así fue como su cuarta edición recaló en lisboa. En una superficie de más de 200.000 m² en el Parque da Bela Vista.

La decisión de mantener el nombre Rock in Rio fue controvertida y tuvo muchos detractores por lo que finalmente se decidió llamar Rock in Rio Lisboa, sin embargo los conciertos de Paul McCartney, Peter Gabriel, Foo Fighters, Metallica, Britney Spears, Black Eyed Peas, Sting y el español Alejando Sanz entre otros volvieron a dejar bien alto el pabellón en la capital portuguesa y un buen sabor de boca en todos los asistentes dando pie a posteriores ediciones en tierras europeas.

A partir de ese momento rock in Rio saldría de su Rio natal para celebrar más ediciones en Lisboa, aterrizar poco después en madrid en dónde un área de más de 200.000 m² en Arganda del Rey, sirvió de escenario para la primera edición del Rock in Rio en España en julio del 2008, para en el 2015 el volver a cruzar el charco pero esta vez hacia Estados Unidos para celebrar su 30 aniversario en el Strip de Las Vegas.

Ha llovido mucho desde su primera edición hace 33 años, y por el escenario del Rock in Rio en los diferentes países donde se ha celebrado han pasado grupos de la talla de Guns and Roses, Oasis, The police, Queen, Shakira, system of a Down, The Who, Metallica, Bruce Springsteen, RHCP, Amy Winehouse y así podríamos nombrar cientos y cientos de artistas entre lo más granado de la música mundial.

Rock in Rio pasó de ser el intento de un empresario por hacer algo diferente y jamas hecho en Brasil a convertirse en una franquicia que lleva muchos años como el festival de música pop-rock más importante del mundo. !Larga vida al Rock in Rio¡

PÁGINA OFICIAL ROCK IN RIO – LISBOA 2018 Y VENTA DE ENTRADAS

MARIZA – concierto en Madrid

Mariza Fado

“La crisis acerca más a la gente al fado”

La fadista Mariza regresa a Madrid cuatro años después con un concierto “intimista”

 

A Mariza le gustaría volver a aquellos años. A Zalala, la taberna de sus padres, donde escuchó sus primeros fados mientras servía las mesas. A las escalinatas sinuosas y las casas de color pastel del humilde barrio de Morería (Lisboa) donde la señalaban como la niña “que cantaba diferente”. Regresa a los conciertos tras un año de retiro por el nacimiento de su primer hijo. “Me estaba volviendo un poco loca, no puedo vivir sin cantar, es algo que me alimenta”.
Le podía la añoranza, la saudade quizás. “He echado mucho de menos el escenario, a los amigos, al público”. Ahora, cuando interpreta, la fadista rubia platino siente que está en aquella primera taberna o en la estrecha tasca do Chico, en el barrio lisboeta de Alfama, por la que a veces se deja caer. Quiere dar las gracias. “Es un obrigado a los que me han servido como profesores sin saberlo en todos estos años”. A los espontáneos a los que escuchaba en las calles del barrio. “A esas personas que me han envuelto con la música y con el sentimiento del fado”.
De eso va su último disco, Fado Tradicional, y el concierto que ofrece este domingo en Madrid en el II Festival Fado en los Teatros del Canal (Cea Bermúdez, 1). “Es un espectáculo más intimista, quiero estar más cerca de la gente”, explica al teléfono desde Portugal. Su última actuación en Madrid fue en 2007, cuando cantó con Miguel Poveda en el Auditorio Nacional tras participar en la película Fados, de Carlos Saura.
Mariza (Maputo, Mozambique, 1973) ha mezclado el género portugués con casi todo: jazz, soul, blues, música clásica, flamenco. “Llevo 10 años haciendo festivales muy diferentes, el fado combina muy bien. Es una música muy portuguesa, sí, pero también muy universal”.
En España ha colaborado con Poveda, José Mercé, con Concha Buika y el productor Javier Limón. ¿Tiene a alguien más en mente? “Eso no se planea. La música no es algo cerebral ni matemático. Hay que sentir empatía, energía, corazón…”. Pausa. Sí, hay alguien con quien interpretaría hoy mismo, sin conocerlo. Pero “a los dioses no se les pide nada”. El dios es Paco de Lucía. “Me encantaría que tocara un fado para mí”.
Mariza es embajadora del fado. Cuando fue declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2011, una periodista escribió: “Por lo menos esto nos ayuda a subir la autoestima, ¿no?”. Se queda pensativa. “Increíblemente, en este momento tan gris en Portugal, la gente se acerca más a la cultura, a la música, al teatro, al fado, porque alimentan el alma”. No se le ocurre ningún fado para ilustrar la crisis ni se atreve a citar cuál es su favorito. “Es como decirle a una madre que elija a uno de sus cinco hijos…”.
Desde que la Unesco les otorgó la distinción, siente que en su país hay más respeto por esta música nacida en los burdeles del siglo XIX. “Hay más gente que lo intenta estudiar, entender, cuidar. Ha sido muy importante para conquistar al público más joven, para que intenten conocer su historia y seguir adelante”. Promete un nuevo disco cuando termine la gira. Aún no hay detalles. “Sé que lo haré, pero aún no sé cómo. Primero tengo que sentirlo”.

 

Notícia El País: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/06/22/madrid/1340392156_411310.html

Festival de Fado en Madrid – conciertos, cine, exposiciones, conferencias – Portugal

Fado Portugal

Abordar el Fado por imágenes en movimiento es un desafío distendidamente difícil.

Sin embargo, se bien pensarnos el cinema Portugués, es aún más difícil no presentirnos que hay siempre Fado en las películas, en cualquier película de filmografía – se pasa en el interior de las historias de ficción y en la mirada de los personajes que las habitan, en la luz del cielo de las paisajes y en la del mar y, más todavía, en ese otro canto, el de las das gaviotas, que los nuestros autores incansablemente persiguen.

Pero será de hecho posible dar a ver la melancolía, el lamento, las emociones y a las memorias que viajan por la voz de los fadistas y por el tocar de los instrumentos que los acompañan? Un tal ejercicio podrá resultar se cineastas y técnicos, músicos e intérpretes se hundieren en un solo cuerpo, como oficiantes de un secreto ritual. Solo entonces, con profundo amor y respecto que presiden a cualquier celebración, podrá la alteridad de la naturaleza y del discurso de los territorios Cine y Fado ser transmutada. E el vuelo – soñado por una de las artes (la cinematográfica), de registrar, traducir y revelar la otra (la de la interpretación del Fado) – acontecerá.
Las películas que el Festival Fado 2014 presenta ahora en Madrid son testigos de las tentativas osadas por diferentes realizadores para, venciendo temores y prejuicios, materializaren el deseo de captar, dar a ver y escuchar la misteriosa esencia de este canto urbano, raro, Portugués.
Maria João Seixas

 

Del 18 al 21 de Junio de 2014

http://www.festivalfadomadrid.com/programa/

×
¿Hablamos? ¡mándanos un WhatsApp¡