was successfully added to your cart.
Tag

Artículos de literatura Brasileña

La literatura brasileña cada vez más de moda en el mundo hispanohablante

Además del cine, la música y los carnavales, las manifestaciones culturales de Brasil como la literatura también ha ido ganando terreno en el escenario mundial y cada vez está más de moda en el mundo hispanohablante.

El profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en literatura brasilera, Jorge A. Ruedas de la Serna, asegura los autores cariocas están ganando cada vez más espacio en el mundo gracias a las crecientes traducciones.

En un reportaje publicado en el diario mexicano La Jornada, el académico explicó que la literatura brasileña había estado aislada a excepción de unos pocos autores como Clarice Lispector, Rubem Fonseca, Guimarães Rosa o Jorge Amado. Pero que en los últimos años, los autores clásicos “están creciendo cada vez más en el mundo gracias a las traducciones desde el portugués y a los estudios que se hacen de su vida y obra”. Este auge también alcanza a los autores más jóvenes, nacidos en los años 60 y 70, que ya están leyéndose en México y en España.

Por su parte, el escritor y traductor mexicano Juan Pablo Villalobos sostiene que si bien “Brasil se puso un poco de moda, con la aparición de Lula Da Silva, el boom económico y el protagonismo internacional”.

“La escritura de ese país, en el que se radicó hace unos años, atraviesa un “momento interesante y contradictorio a la vez”. Explicó que, por lado, es Interesante porque “está comenzando a recibir mayor atención en el ámbito internacional”, pero por otro lado, es contradictorio porque “el fenómeno de mayor difusión de la literatura también viene acompañado de una cierta exclusión: se trata de exportar o vender un cierto tipo de literatura brasileña, más urbana, más cosmopolita, más globalizada y se está dejando de lado una literatura más regionalista, de la periferia; más social”.

Para ejemplificarlo, Villalobos agregó que muchos autores de ciudades o pueblos pequeños acaban por mudarse a las dos ciudades culturalmente más grandes de Brasil: Río de Janeiro y San Pablo. Y que eso modifica los temas que abordan, dejando de lado temáticas más locales y autóctonas. Para el escritor, el público lector hispano todavía tiene mucho por recorrer.

De todas formas, destaca la labor de Luiz Rufatto, un autor muy bien consolidado, y de algunas jóvenes promesas como Daniel Galera con su novela Barba empapada en sangre, Michel Laub con El diario de la caída y Sergio Rodrigues con El regate. También resalta que muchas mujeres vienen ganando terreno, como la antología de cuentos de Paula Parisot.

Ruedas de la Serna también piensa en ese sentido y resume diciendo que “la literatura brasileña es una de las más importantes, no sólo de América Latina sino del mundo”.

Clarice Lispector. Literatura brasileña en estado puro

Aprender portugués ya sea de Portugal o de Brasil y la cultura que lo rodea tiene una magia qué enamora, y uno de los motivos es, que al igual qué en el anterior artículo hablábamos de Tony Carreira, artista desconocido para el gran público, pero que sin embargo cuenta con 30 años de carrera y fama internacional, hoy tenemos que hablar de otra de esas rara avis que solo Brasil o Portugal pueden dar, Clarice Lispector, la escritora brasileña más importante del siglo XX y un torbellino literario con un estilo único, difícil de igualar y una vida digna de ser contada.

Nacida el 10 de diciembre de 1920 en el seno de una familia humilde de Chechelnik, Ucrania, su verdadero nombre era Chaya Pinkhasovna Lispector. Al emigrar la familia a Brasil en 1922, todos incluida la pequeña Chaya adoptaron nombres brasileños, y así en la ciudad de Maceió nació Clarice Lispector.

Clarice empezó a escribir muy temprano cuentos infantiles, y ya la edad de 10 años, y tras otra mudanza en la que la familia se estableció en Recife capital del estado de Pernambuco, envío varios cuentos al diario local que sin embargo los rechazó por una característica que después sería una de sus señas de identidad, y es que mientras los cuentos de los demás niños poseían una narrativa definida, los cuentos de Clarice solo describían sensaciones.

A La edad de 14 años y tras una nueva mudanza y haber perdido a su padre, su familia se traslada a Río de Janeiro, allí la joven Clarice empieza a leer y tomar contacto con los autores nacionales y extranjeros más relevantes del momento como Machado de Assis, Rachel de Queiroz, Eça de Queiroz, Jorge Amado y Fédor Dostoievski.

En 1939 Clarice combinaba sus estudios en la Facultad Nacional de Derecho con pequeñas contribuciones para periódicos y revistas, para poco después con tan solo 21 años publicar su primera novela “Cerca del corazón salvaje” por la que recibió el premio Graça Aranha a la mejor novela en 1943.

Esto no fue solo el comienzo de su fama si no también de un periplo que la llevaría a recorrer diferentes países cómo Italia durante la Segunda Guerra Mundial, dónde presto auxilio en hospitales a soldados brasileños heridos en la batalla, Inglaterra, Francia y Estados Unidos, hasta que en 1959 año regresó definitivamente a Brasil. Durante este tiempo Clarice había publicado su segunda novela “O lustre”, se había publicado la primera traducción de “Cerca del corazón salvaje” al francés, Había tenido dos hijos y se había divorciado teniendo que ganarse habitualmente la vida escribiendo artículos en periódicos y revistas brasileñas.

Al año de su regreso publicó su primer libro de cuentos “Lazos de familia” y al año siguiente la novela “La manzana en la oscuridad”, la cual sería más tarde adaptada al teatro. En 1963 publicaría la que fue considerada su obra más peculiar “La pasión según GH”, la cual fue considerada su obra cumbre. Un libro intimista en el que la autora desmenuza completamente su estilo en el que priman los sentimientos y los pensamientos de sus personajes de personalidades complejas y oscuras, que cuenta las reflexiones de GH, una joven ante la visión de una cucaracha que la hará recordar su infancia.

En 1966 un grave accidente dejó su mano derecha muy afectada y heridas en gran parte de su cuerpo, este accidente la marcaría hasta el fin de sus días ya que a partir de ese momento las depresiones serían un constante en su vida, aunque en ningún momento dejo de escribir, publicando libros y cuentos con asiduidad, ya como una escritora consagrada y de prestigio tanto en Brasil como en el extranjero con continuas traducciones de sus obras a otros idiomas.

En 1977 a los 56 años de edad clarice Lispector falleció en Río de Janeiro, víctima un cáncer de ovario dejando como obra póstuma “La hora de la estrella” adaptada al cine en 1985 y publicada poco antes de su muerte.

Con ella se fue un estilo único, que a pesar de lo mucho que ha influenciado a las nuevas generaciones de escritores brasileños y de los numerosos intentos por parte de otros de copiarlo, sigue siendo seña de identidad irrepetible de una de las mayores escritoras que ha dado Brasil en el siglo XX con permiso de Guimarães Rosa.

Algo que caracterizó a Clarice Lispector además de su estilo de escritura místico y reflexivo fue su vida siempre alejada de los medios y rodeada de un halo de misterio, lo que ha hecho que en la actualidad se haya convertido en todo un símbolo icónico en Brasil donde sus frases en formas de meme se han popularizado especialmente entre los más jóvenes.

Clarice Lispector es una escritora que como otros artistas irrepetibles solo sale una vez en la historia y que merece la pena conocer y leer.

Más libros de la autora en Ediciones Siruela

×
¿Hablamos? ¡mándanos un WhatsApp¡