was successfully added to your cart.
Tag

Artículos de arte portugués

La pintura en Portugal: El Siglo de Oro

Suponemos que por el hecho de ser una academia siempre tendemos a hablar más sobre libros y literatura, pero, ¿y la pintura? ¿Acaso portugal no cuenta con una obra extensa y pintores famosos y reseñables?

Pues sí la tiene, y mucha. Y de eso vamos a hablar hoy, sobre la pintura en Portugal y en especial sobre su Siglo de Oro.

Por diferentes motivos la pintura portuguesa realizada durante la edad media nunca gozo de estudio y reconocimiento, ya que la gran mayoría de obras realizadas en el período gótico desaparecieron, por lo que históricamente podemos fechar los inicios de la pintura portuguesa en el siglo XV, con la llegada a Lisboa en 1428 de Jan Van Eyck, considerado el mejor pintor flamenco de la historia, con una embajada diplomática desde Flandes a pedir la mano de la infanta Isabel hija de Juan I, en nombre de Felipe el Bueno.

La buena situación económica de Portugal en ese período y las ganas de los países del norte de Europa de expandir sus relaciones comerciales y su influencia dieron lugar a una estrecha relación económica entre los dos países que incluyó el arte, que se vio enormemente influenciado por el estilo de pintura flamenco.

En ese momento Flandes era sin ninguna duda la capital mundial del arte, y cualquier pintor que quisiese llegar a ser reconocido, tenía que pasar obligatoriamente por Flandes y sus diferentes escuelas, por lo que artistas como Vasco Fernandes comenzaron a adoptar en sus obras la composición de colores y los paisajes bíblicos propios de este país.

La influencia de la pintura flamenca descubrió a los artistas portugueses nuevas técnicas y formas de composición, popularizó la pintura al óleo, el retrato, y las obras de corte religioso que se hacía en el norte de Europa dando lugar a una gran escuela de jóvenes pintores que se lanzaron a abrazar las nuevas tendencias.

El mayor representante de esta nueva escuela fue Nuno Gonzálves, considerado unos de los mejores pintores de la Europa de su tiempo, y cuya obra engloba pinturas que van del estilo gótico al flamenco.

Jorge Afonso: Anunciação, c. 1510. Museu Nacional de Arte Antiga

El creciente interés por estas nuevas técnicas de pintura, hizo que no tardara mucho en nacer La Escuela de Lisboa dirigida por el pintor real Jorge Afonso, pintor del rey Manuel I. En la que se formaron una gran generación de pintores entre los cuales se encontraban Fernandes Garcio, Gregório Lopes, Cristóvão Ferreira y Jorge leal entre otros. Referentes absolutos del Renacimiento portugués, y que crearon cuadros tan impresionantes cómo El infierno o El martirio de San Sebastián.

El Siglo de Oro de la pintura portuguesa duró desde el 1450 al 1550, cayendo después en un lento declive.

El siglo XVII trajo consigo el nacimiento de los estilos barroco y rococó, que sin embargo no gozaron de la misma popularidad que los del siglo anterior, aunque introdujeron novedades como la pintura profana a veces casi cercana a la herejía y el tenebrismo, con una gran influencia de la escuela contemporánea italiana, que sin embargo no salvo a la pintura portuguesa de ir perdiendo fuelle en el terreno internacional hasta bien entrado el 1800 con la aparición del romanticismo y la búsqueda de un sentimiento nacional.

Portugal es un país lleno de historia, que cuenta con una extensa obra pictórica imposible de enumerar en un artículo y que merece la pena conocer, por lo que como siempre, os animamos a estudiar e investigar para conocer un poco más sobre el arte portugués, en el Museo de Arte Antiguo podéis ver una muestra.

Palacio de Mateus, unos de los centros de la cultura portuguesa

El Palacio de Mateus es uno de los principales centros de la cultura portuguesa en el norte del país.
Desde nuestra academia de portugués os vamos a mostrar las maravillas de esta bella obra arquitectónica

Mundialmente conocido por las botellas de Mateus Rosé, la Casa de Mateus es una mansión barroca que se encuentra ubicada en la parroquia civil de Mateus, en el municipio de Vila Real, Portugal, y es considerada como una de las casas solariegas más elegantes de Europa.

Actualmente, el Palacio de Mateus es propiedad de la Fundação da Casa de Mateus, la cual ha desarrollado una intensa actividad el pos de la cultura portuguesa en particular en los campos de la música, de la literatura y promoción de la lengua portuguesa y de las artes plásticas, organizando festivales, cursos, seminarios y exposiciones.

La Casa de Mateus fue mandada construir en la primera mitad del siglo XVIII por António José Botelho Mourão, tercer Morgado de Mateus. El nuevo edificio sustituyó entonces a la casa de la familia emplazada en ese lugar desde comienzos del siglo XVII. En 1910 fue clasificada como Monumento Nacional.

Los objetos que están en exposición permanente en la Casa de Mateus, constituyen un importante conjunto patrimonial y artístico de referencia, que revela la historia de la familia y de la Casa. De modo que la Casa de Mateus es actualmente un espacio museológico que mantiene, en muchas de sus áreas, la funcionalidad original.

Visitando la Casa

La fachada del palacio es un conjunto armonioso en el que destaca la doble escalinata con balaustrada que conduce a la puerta principal, sobre la cual aparece el escudo familiar flanqueado por dos estatuas alegóricas. Como contrapunto a esta elevación, todas las esquinas del edificio se encuentran adornadas por altos pináculos apoyados sobre las cornisas.

En el piso principal nos encontraremos con los aposentos originales, además de las salas de exposición del museo inicialmente instalado por D. Francisco de Sousa Botelho de Albuquerque, mientras que en la planta baja se encuentran núcleos de exposición específicos en las antiguas dependencias de servicio, rehabilitadas por la Fundación.

El Salão de Entrada, con el estilo de las salas de armas típicas de las casas nobles portuguesas de los siglos XVII y XVIII, exhibe, en el techo de madera de castaño, las armas del constructor de la Casa.

En el ala norte, contigua al salón de entrada, te encontrarás con la biblioteca que guarda un conjunto notable de libros antiguos editados en el siglo XVI, además de documentos, pruebas, planchas de cobre y demás elementos relacionados con la tan famosa edición de los Lusíadas de 1817, a cargo del morgado de Mateus, D. José Maria.

Se imprimieron 210 ejemplares en papel, que el Morgado ofreció a grandes personalidades europeas y portuguesas, a bibliotecas públicas y a instituciones científicas y culturales tanto de portugal de todo el mundo.

En el lado oeste de la misma ala, el tercer conde de Vila Real instaló, en las antiguas ‘Salas de Mateus d’Allém’ cuatro habitaciones a las que se accede por un corredor que proviene de la sala de la biblioteca. La última habitación de este corredor conserva el techo original.

Estas habitaciones aún conservan en su sitio original los armarios empotrados, entre ellos uno de palisandro con el frente decorado con molduras rizadas. La selección de los cuadros que decoran las habitaciones obedece a las prescripciones de la época, que determinaban para estos aposentos pinturas de temas religiosos.

En la Sala do Tijolo, al sur del Salão de Entrada, dominan los retratos del rey D. João V e D.a Maria Ana de Austria y una serie alegórica de las cuatro estaciones pintadas al estilo de Arcimboldo por un pintor del siglo XVII. La Sala dos Tijolos está decorada con tapices de episodios bíblicos sobre David, Nabucodonosor y Eliseo.

La Sala da Loiça Azul era el antiguo escritorio, donde se encuentran retratos de la familia, en óleos, grabados, acuarelas y fotografías de época reunidos desde el siglo XVII, y acompañados por un piano de mesa de fines del siglo XIX.

En el comedor, que en ocasiones especiales todavía se usa, se encuentra un imponente aparador de viñátigo y palisandro macizo donde se exponen actualmente algunas piezas de platería de los siglos XVIII y XIX.

En armonía con la función de esta sala, el tema de la naturaleza muerta está ampliamente representado en varios lienzos pintados por artistas del círculo de Amberes, especialmente Jan Fyt, Frans y Peter Sneyders.

La Sala de Visitas, también llamada Sala Rica, reúne un excepcional conjunto de muebles importados: arcones, tableros de juegos de salón, escritorios, tapas de mesa revestidos con incrustaciones de madreperla y concha de tortuga.

En las salas del Museo, recientemente remodeladas por la Fundación, veremos una colección de obras de arte sacro, paramentos de plata, ornamentos e imágenes de devoción. También tendremos la oportunidad de ver gran cantidad de fragmentos óseos de santos mártires y confesores, una importante colección de reliquias traídas de Roma y donadas por Diogo Álvares Mourão, el Santo Arcediano.

El Museo posee también un magnífico Cristo moribundo, del Ceilán portugués, y un relieve alemán del siglo XVI, labrado en mármol de Solhnofen, que representa el Descenso de la Cruz y es una de las obras más notables de la colección de la Casa de Mateus.

En la segunda sala están concentrados los ornamentos y paramentos más importantes puestos, por las diferentes generaciones, al servicio de la capilla, que en los días más solemnes hacía gala de una gran intensidad escénica y emocional.

Además de las dependencias que se dedicaban a la exposición permanente la Fundación rehabilitó en el 2004, en la planta baja, la ‘Casa das Batatas’ y la ‘Frasqueira’, para instalar una exposición dedicada a D. Luís António de Sousa Botelho Mourão.

La capilla fue inaugurada en 1759 por su hijo, D. Luís António. Sustituyó a la antigua capilla de 1641, de la que se aprovecharon el techo y el altar mayor en la nueva sacristía.

El palacio también es conocido por su grandes jardines, donde destaca el estanque con una escultura de una ninfa de mármol de José Cutileiro un referente de la cultura portuguesa.

Dentro del palacio destacan una importante biblioteca y estancias donde se pueden ver, pinturas al óleo, muebles de época, platos y jarrones orientales, etc. En las inmediaciones del palacio se construyó una iglesia-capilla del mismo diseño y estilo (barroco).

Los jardines

El palacio se encuentra rodeado por unos magníficos jardines de fantasía, logrando un diseño que concibe la sorpresa y el encantamiento de quien lo visita.

Diminutos setos de boj, cuidadas estatuas ,pasillo de cipreses…Pero lo más sorprendente sin duda, es su lago: un espejo de agua construido a mediados del siglo XX, prolonga de forma perfecta el conjunto edificado, refleja la fachada principal de la Casa y, como está rodeado por un bosque de castaños y robles plantado en los años sesenta, al reflejarla coloca a la Casa en medio de la vegetación.

La escultura de João Cutileiro, que desde 1981 duerme en el Lago, ya forma parte de la imagen de la Casa.

Desde Agoralingua, nuestra academia de portugués en Madrid no podemos dejar de recomendaros una visita obligada al Palacio de Mateus si visitáis la parte norte del país.

Horarios

De Junio a Septiembre: 9.00 -19.30 Octubre, Marzo, Abril y Mayo: 9.00 -13.00 / 14.00 -18.00 De Noviembre a Febrero: 10.00 -13.00 / 14.00 -17.00 Cerrado: 25 Diciembre.

Precio de la entrada

Entrada a los jardines: 4,50€.
Jardines + Palacio: 7,5€.

Una visita al Palacio da Pena en Sintra

Palacio da Pena, Sintra

Además de asistir a clases de portugués, la mejor manera que tenemos para mejorar nuestro aprendizaje es sin duda viajar, en nuestro recorrido para mostraros distintos lugares de Portugal hoy os traemos una visita a un lugar mágico, el Palacio da Pena situado en Sintra, villa del distrito de Lisboa y una visita obligada si vamos allí.

Portugal aparte de con su vasta cultura cuenta con preciosos paisajes y monumentos que, por su belleza, son considerados joyas arquitectónicas, uno de ellos es este palacio del siglo XIX , un palacio que parece sacado de un cuento de hadas que y que hace de este lugar uno de los más visitados del país.

Situado sobre un entorno natural inigualable, el de la Sierra de Sintra, rodeado por jardines en los que conviven miles de especies botánicas procedentes de todo el planeta, el eclecticismo es una de las señas de identidad del Palacio, cuya arquitectura, mezcla estilos y corrientes estéticas de una forma única en el mundo: en el palacio podremos observar elementos clásicos portugueses, como los azulejos que recubren las paredes, y también otros propios del Romanticismo, con numerosas referencias mitológicas y también religiosas.

A lo largo de nuestra visita podremos apreciar claramente cómo en la reconstrucción del palacio, que data del siglo XIX, se incluyeron diversos estilos arquitectónicos: motivos mudéjares y manuelinos se integran con torres góticas y mobiliario barroco en su interior, dando lugar a este extravagante y espectacular castillo cuyas estancias interiores también se pueden visitar.

palacio-da-pena-exterior

Palacio da Pena, Sintra

Cuesta creer que este suntuoso castillo fuera un monasterio de frailes jerónimos. Cuando éstos se trasladaron a la zona de Belem, en Lisboa, el rey Fernando II compró las ruinas (la construcción original quedo destruida tras un terremoto) y decidió construir un palacio en el lugar como obsequio para su esposa María II de Portugal.
Fue el arquitecto de origen alemán Ludwig Von Eschewege quien dirigió la reconstrucción y ampliación para convertirlo en residencia de verano de la familia real portuguesa. Cuando la monarquía portuguesa llegó a su fin y la familia real se vio obligada a exiliarse, el Palacio da Pena pasó a ser administrado por el Estado, y permanece abierto al público desde 1910.

Nuestro consejo es que planifiquéis vuestra visita al Palacio da Pena a primera hora de la mañana, pues dado que es el monumento más frecuentado de Sintra se forman largas colas a partir de media mañana. Se puede llegar hasta la entrada tanto en coche como en minibús,  pero os recomendamos empezar el recorrido en la base del parque, pues el entorno natural y las vistas merecen este paseo de apenas media hora.

Además el parque y el castillo se pueden visitar todos los días del año de 10:00 a 18:00 (exceptuando el día de navidad y el día de año nuevo). Los precios son asequibles para todos los públicos y los mas peques (menores de 6 años) podrán disfrutar de entrada gratuita tanto al palacio como los parques exteriores.

Interior Palacio da Pena

Como podéis ver Portugal es un país lleno de preciosos lugares que ver y disfrutar. Desde nuestra academia de portugués os los seguiremos mostrando y no nos cansaremos de animaros a que lo visitéis y descubráis todos los tesoros que esconde Portugal.

×
¿Hablamos? ¡mándanos un WhatsApp¡