was successfully added to your cart.
Category

El portugués

5 cualidades que debe tener un buen profesor de portugués

Todos recordamos algún profesor o profesora que nos marcó en nuestra infancia o juventud. En nuestra academia presumimos de tener los mejores profesores de portugués, ya que sabemos que solo así se consigue la mejor enseñanza del idioma y los mejores resultados para nuestros alumnos, pero sobretodo por que amamos lo que hacemos y también nosotros recordamos algún maestro que nos sirvió de referencia en como se debe enseñar no solo un idioma, si no cualquier cosa que aprendamos en la vida.

profesores portugués Madrid

Como todos sabemos en las épocas de crisis aumenta la cantidad de personas que se vuelcan en estudiar portugués o cualquier otro idioma para intentar su futuro. Quizás le hagan caso a los chinos que dicen que toda crisis es una oportunidad que hay que utilizar para mejorar sus carreras o bien para tomar nuevos rumbos.

Lo cierto es que ante este panorama el rol del profesor cobra importancia que se merece, ya que es el maestro el que pone la primera piedra para empezar a apuntalar un aprendizaje para el futuro, y esto no solo es así para un profesor de portugués, si no para cualquiera que quiera enseñar de verdad y no solo “dar clases”.

Paulo Freire, educador y experto en educación brasileño del que más adelante hablaremos en profundidad, ya que es considerado uno de teóricos de la educación más influyentes del siglo XX y que inspiró los principales programas de alfabetización en Brasil en los años 60, marco en sus libros que han influido a miles de docentes en todo el mundo las cualidades que debe tener todo buen profesor. Vamos a ver cuales son algunas de esas cualidades.

Tener vocación

Paulo Freire dijo en su libro Pedagogía de la Autonomía que “Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su propia producción o construcción”.
Nosotros llamamos a eso vocación, pues lo que hace un buen profesor es brindar las herramientas para posibilitar construir conocimiento nuevo. En nuestro caso el profesor es quien da las herramientas para aprender portugués a los alumnos para que ellos le den su propio sentido al aprendizaje y se sumerjan en el idioma.

Mantenerse humilde

En El grito manso, Freire definió enseñar como “posibilitar que los alumnos, al promover su curiosidad y volverla cada vez más crítica, produzcan el conocimiento en colaboración con los profesores”

Una cualidad de un buen docente es no creerse superior a los alumnos sino, en una actitud de colaboración, darles la posibilidad de ser curiosos y críticos con el fin de aprender cada vez más, en total contraposición contra la metodología de acumulación de conocimientos, ya que se debe entender lo aprendido en todo su contexto para el aprendizaje sea totalmente útil.

Nunca dejar de aprender

Cuando Paulo Freire dijo que “todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre” nos dio un buen ejemplo no sólo de humildad sino también de un aprendizaje continuo.

Para poder enseñar no basta con tener un diploma como profesor, el asunto no termina ahí. El profesor es el primero que debe “reciclarse” cada poco tiempo con un aprendizaje continuo para aprender lo máximo posible. Un profesor es el primero que debe seguir estudiando las nuevas herramientas que vayan saliendo para hacer su trabajo, como mejorar las clases o probar nuevas metodologías o pautas según los aprendido en cursos anteriores. Un profesor que este en continuo aprendizaje será un mejor profesor.

Establecer una conexión

En su libro Por una pedagogía de la pregunta, Freire explica que “Siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho”.

No se trata tan sólo de cumplir con unas pautas o un programa establecido. Se necesita saber escuchar. Escuchar qué necesitan los alumnos y darles la respuesta que buscan. También darles nuevos interrogantes, pues así se va logrando el conocimiento.

Tomárselo en serio

En Pedagogía de la Esperanza, Paulo Freire explicó que “Un profesor que no toma en serio su práctica docente, que no estudia y enseña mal lo que mal sabe, que no lucha por disponer de las condiciones materiales indispensables para su práctica docente, no coadyuva la formación de la imprescindible disciplina intelectual de los estudiantes. Por consiguiente, se anula como profesor”.

Así que como cualidades de un buen profesor, además de conocer a fondo el portugués, no debes olvidar la vocación, la humildad, el aprendizaje continuo, la conexión con los alumnos y la seriedad del asunto.

Y sobretodo lo más importante es que un buen profesor jamás se olvide de amar lo que enseña, pues quien pierde la pasión pierde la vocación y sin esas dos cualidades por mucho que se tenga los conocimientos necesarios para ello solo se transmitirá a los alumnos la apatía del profesor ante lo que está enseñando, y la enseñanza tiene que darse con pasión y ganas de enseñar y aprender cada vez más, pues como dice la cita con la que concluimos de este increíble pensador y educador: “La educación es un acto de amor, por tanto, un acto de valor”.

Festa Fim ano lectivo 2017/2018

Ven a celebrar el fin de año lectivo de nuestra academia de portugués en Madrid.

Venham todos: alunos, antigos alunos, familiares, interessados e apaixonados pela língua portuguesa celebrar o fim do ano lectivo connosco e conhecer a 10 maravilhosas figuras femininas do mundo lusófono.

Teremos também jogos divertidos e prémios, um bom copo de vinho e uma nata (pastel de belém).

 Aprende, diverte-te e conversa em português!!

Sexta-feira 22 de Junho de 2018 às 19:00 na Agoralíngua
Calle Donoso Cortés 47bis 28015 Madrid

El fado portugués o la canción de la “saudade”

Academia de portugués en Madrid – Música portuguesa –  El fado es conocido en todo el mundo como la expresión musical típica y popular de Portugal que expresa el lado más angustioso de la vida.  Por lo general, trata de la nostalgia, de la vida humilde en los barrios más pobres, de la frustración de la clase trabajadora y de la melancolía de la vida.

By José Goulão from Lisbon, Portugal (Flickr) [CC BY-SA 2.0], via Wikimedia Commons

“El fado es algo muy misterioso” expresó quien fuera la principal divulgadora de este estilo musical, Amália Rodrigues. Ella explicaba que para sentirlo de verdad, había que “nacer con el lado angustioso de las gentes”. Y así lo cantaba en una de sus canciones más conocidas, “Todo esto es fado”:

“Amor, celos, ceniza y fuego, dolor y pecado.
Todo esto existe; todo esto es triste; Todo esto es fado.
Ese raro sentimiento de saudade”

Y es que esa conjunción de deseos, emociones y sentimientos se resume en un solo término que sólo existe en el idioma portugués: saudade.

En español podríamos traducirlo como añoranza o nostalgia pero en su lengua original es más que eso. La palabra saudade viene de la conjunción de soledad (solidão) y de saludar (saudar) y expresa el sentimiento de quien sufre la partida de otra persona y se queda esperando su regreso, en definitiva es una mezcla de melancolía, nostalgia, extrañamiento e incluso amor. Algunos definen la saudade como una “tristeza feliz”. Y toda esa mezcla se vuelca en los fados.

Las voces de los fados.

El fado se canta generalmente por una sola persona, acompañada de una guitarra española y una guitarra portuguesa en las populares “casas de fado”. Su origen no está definido a ciencia cierta aunque se lo identifica con la vida del puerto de Lisboa, con la partida de los barcos y la nostalgia marinera, de mediados del siglo XIX.

Como dijimos anteriormente, sin duda que la voz del fado fue la de Amália Rodrigues, nacida en Lisboa en 1920. Fue considerada como la embajadora artística de Portugal y ella misma expresó que había nacido para cantar el fado. Su emocionante voz le puso música a varios poetas portugueses como Manuel Alegre o Camoens. Amália Rodrigues popularizó ese estilo y llegó a grabar unos 170 discos en toda su vida.

Tras su muerte en 1999, quien fue ganando fama fue Mariza, nombre artístico de Marisa dos Reis Nunes, a quien invitaban regularmente a cantar en los espectáculos en memoria de Amália. nacida en el barrio considerado como la cuna del fado, Mouraría lisboeta, su música recorre el fado, el góspel, la música brasilera y el rhythm and blues. Actualmente Mariza es una de las artistas más populares de Portugal y con mayor proyección a nivel internacional.

También hay fado cantado en español, en especial interpretado por una joven cantante española, María Berasarte, nacida en 1978 en San Sebastián. Ella suele interpretar un fado más personal, particular, fruto de una madre gallega, también cantante, y de otras músicas ibéricas que despertaron cierta melancolía.

El fado sin dudas atravesó fronteras y conquistó el mundo, aunque sus raíces siguen en Portugal. En el año 2011, la Unesco lo inscribió como canto popular de Portugal en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Por qué enseñar portugués a los niños desde pequeños

Portugues para niños

¿Mi hijo puede ser bilingüe? ¿A que edad es bueno apuntar a nuestros hijos a un curso de portugués para niños? Seguramente, todos podemos coincidir en que cuanto más temprano aprendamos un nuevo idioma, mejor nos resultará. Y eso es cierto. Aunque hablar dos idiomas a un nivel de nativo es extremadamente difícil y, podría decirse, que es casi imposible.

Portugues para niños

El New York Times en español publicó varios artículos al respecto y en ellos sus autores coincidían en que no se debe confundir la facilidad innata que tienen los niños para aprender idiomas con lograr un verdadero desarrollo de las habilidades lingüísticas. Esto último requiere de cierto esfuerzo, a cualquier edad sean niños o adultos.

Sin embargo en lo que coinciden todos los estudios es en lo importante que es comenzar a aprender desde niños porque la exposición temprana a un nuevo idioma trae muchísimos beneficios. Y cada vez más gente lo está tomando en serio ya que incluso en algunos países llevan a los bebés a clases especiales. Algunos sostienen que así se acostumbra el oído a los sonidos de la lengua materna y resultará más fácil para el momento en el que el pequeño comience a hablar.

Por otro lado, varios especialistas en fonoaudiología coinciden en que la mejor edad para aprender un segundo idioma es alrededor de los 4 años, momento en el que ya se fijó la lengua materna y entonces habría menos posibilidad de confusión de las palabras. Aunque hay muchos padres que prefieren que sus hijos aprendan primero a escribir en su propio idioma y luego aprendan una segunda lengua, es decir que optar por comenzar con el nuevo idioma alrededor de los 7 años. Más allá de las opiniones y consejos de cada uno, remarquemos el concepto de que no por aprender rápido el aprendizaje es mejor y también juegan un papel importante contar con profesores nativos en nuestro caso de portugués junto con planes de estudio ajustados para niños con los que aprendan jugando.

¿Y cómo es mejor que los niños aprendan un segundo idioma?

La mejor manera de hacerlo es que aprendan sin darse cuenta, por ejemplo, mientras están jugando. Y esa premisa es válida tanto para la lengua materna como para el segundo idioma. Porque si los niños aprenden a través del juego, aprender se transforma en algo divertido. Por eso se recomienda que los adultos lean con ellos, canten y hablen mientras hacen sus actividades y rutinas. De esta manera, el pequeño o la pequeña interiorizarán las palabras, las frases y los sentidos del nuevo idioma casi de manera natural. Además al enseñar portugués para niños tenemos la ventaja de su similitud con el castellano que lo hace un idioma más asequible para el oído de los más pequeños.

¿Qué beneficios trae aprender portugués desde pequeños?

Al aprender jugando, casi sin darse cuenta e internalizando las palabras, poco a poco el oído se va acostumbrando a la pronunciación de las nuevas palabras. Eso hará que luego resulte más fácil entender el idioma hablado y, además, puede asegurar una pronunciación más acertada y de ampliar el vocabulario. Más allá de las distintas edades que cada uno de nosotros sostenga como ideales, debemos recordar que los pequeños aprenden a su ritmo y a su manera. Un nuevo idioma no debe resultarles una carga ni una obligación porque entonces aprenderán sólo para responder las preguntas de los exámenes pero no para tener una segunda lengua que les permita contar con una nueva vía de comunicación y en la que les guste hablar y experimentar.

Volviendo al artículo del periódico norteamericano, aunque nuestro sueño como padres sea criar hijos bilingües, no pongamos la vara tan alta pues difícilmente nuestros niños sean nativos de dos idiomas. Que sean bilingües requiere de esfuerzo, tanto de ellos como nuestro y por supuesto que será tras años de estudio. Por eso, sin presionar ni exigir, garanticémosle un aprendizaje divertido y significativo. Así, al aprender jugando, hablando, leyendo y cantando juntos podremos internalizar una nueva lengua, si ya estás pensando en que tus hijos aprendan portugués en Madrid ya estarás dando el primer paso para que lleguen a la edad adulta siendo bilingües el resto es que le cojan gusto al idioma y a aprender.

Tres diferencias clave entre el portugués de Brasil y el de Portugal

Diferencias portugues brasil portugal

Vamos a seguir ahondando en las curiosidades y diferencias que debemos saber al aprender portugués, ya que una cosa que diferencia a nuestra academia es que impartimos cursos intensivos y extensivos de portugués en todas sus variantes, ya que aquellos que nunca hayan asistido a clases de portugués pueden llegar a creer que el portugués es un solo idioma y al igual que el castellano no es así, ya que tenemos que considerar que existen muchas diferencias según en el país en el que se hable, y si nos fijamos en el portugués de Brasil y en el de Portugal, sobre todo hablado, nos daremos cuenta de que son bastante distintos.

Diferencias portugues brasil portugal

El portugués es tan diferente entre si según donde se hable que incluso a muchos brasileños a veces les resulta más fácil entender a los españoles que a los propios portugueses. Pues el caso es que requiere menos trabajo.

Esto se debe a muchos factores, veamos algunos de ellos.

1. El portugués de Brasil y el de Portugal suenan diferente

Porque en cada país, la sonoridad y la pronunciación van tomando tintes propios y rasgos distintivos que hacen que se vayan diferenciando uno de otro.
El portugués hablado de Brasil tiene vocales más abiertas que el de Portugal, y por esta razón suena más agradable al oído extranjero. Mientras que en Portugal pronuncian a las consonantes con más fuerza y entonces nos da la sensación de que suena más duro y más serio, podríamos pensar en que los brasileros y sus carnavales nos resultan más divertidos que los portugueses y su formalidad europea, pero estaríamos cayendo en clichés que no siempre son así.

Lo que vale en las diferentes maneras de pronunciación es que nuestro interlocutor nos entienda (y, claro, que nosotros lo entendamos a él). Por eso es importante minimizar la posibilidad de algunos malos entendidos. Pero, paciencia, eso es sólo lo que se necesita. El oído se va acostumbrando a uno u otro acento y con el tiempo podremos entender al de Brasil y al de Portugal.

2. El portugués de Brasil y el de Portugal se adaptan al cambio de manera diferente

¿Será porque Portugal pertenece a la histórica Europa que suele ser más resistente al cambio? Por ejemplo, a la hora de incorporar extranjerismos al propio idioma son más reacios que los brasileros.

¿Y quizás sea porque Brasil es Latinoamericano, que está más acostumbrado a un contexto de cambios que le resulta más fácil incorporar las palabras foráneas al idioma local?

Son sólo suposiciones, aunque el idioma es algo vivo y éste cambia con el contexto y la realidad de cada país. Y entonces aquí entra en juego la idiosincrasia de cada nación; la fiesta o la solemnidad (sólo para seguir usando esos mismos clichés, pues tampoco es tan así); la puntualidad o la impuntualidad; el carnaval y la samba o el trabajo y el Fado.

La forma de ser, la historia, las costumbres e incluso el entorno geográfico de cada nación también afectan al modo de hablar portugués en uno u otro lado.

3. El portugués de Brasil y el de Portugal entienden a la formalidad de manera diferente

De hecho, en Brasil no tendrás problemas con las formalidades pues puedes dirigirte a todo el mundo diciéndole “você” y todo estará perfecto.

Ahora bien, la cosa cambia en Portugal en donde deberás dirigirte de manera formal diciendo “voce” y reservar el “tu” sólo para usos más coloquiales o familiares. De hecho en Portugal hasta puede sonar ofensivo o descortés si llamas a alguien de manera informal.

Pues bien, hasta aquí compartimos tres puntos diferentes entre ambos usos del portugués. Nada grave ni demasiado difícil si te tomas tu tiempo para acostumbrar el oído y te mantienes atento o atenta a prestar atención a las formas que utilizan en cada país.

La importancia del portugués en un mundo global

Mundo global portugues

En un mundo global todo esta interconectado, día a día usamos aparatos fabricados en otros países, vemos vídeos, programas y películas extranjeras e incluso si nos fijamos en el mundo hispano cada vez es más común que a través de Internet conozcamos y sigamos desde España artistas o YouTubers (Los nuevos comunicadores de masas) latinoamericanos.
Mundo global portugues
Eso es un mundo global, al que también podríamos llamar Economía Mundo para los más estudiosos, un mundo unido en el que todos estamos conectados y el que gracias a las nuevas tecnologías cada vez es más usual el contacto y los negocios con gente con la cual nos separan miles de kilómetros.

¿Y cual es la posición del portugués en ese mundo global? ¿Puede la historia darnos alguna pista?.

Pues si, ya que lo primero que tenemos que recordar es que durante los siglos XV y XVI, Portugal fue una potencia económica, social y cultural a nivel mundial y parte importante y muy activa de la formación de eso que hemos llamado Economía Mundo (países con peso que comercian y compiten entre si en lugar de un imperio unificado) a la que condujo el fin de la época de las conquistas europeas que le permitieron exportar la lengua portuguesa a los cinco continentes.

Los países en los que se habla portugués en África: Ángola, Mozambique, Guinea Bissau, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe, Macau en Asia, en Oceanía Timor Este y en América Brasil, no son países elegidos al azar y diseminados en el mapa si no las rutas marítimas y comerciales que Portugal estableció en ese periodo que el curso de la historia como es el caso de Brasil ha convertido en superpotencia.

Portugal al igual que España e Inglaterra, y por tanto el portugués junto con el ingles y el castellano fue parte muy importante de la formación del mundo tal y como hoy lo conocemos, por lo que no debe sorprender que esté siendo un idioma cada vez con más peso para los negocios a nivel global y que las empresas estén cada vez más interesadas en el teniendo en cuenta este detalle, es simple evolución de la historia del mundo que en nuestro periodo esta virando hacia el sur.

Un mundo globalizado mirando al sur:

Estamos presenciando una revolución silenciosa, cambios en la economía a nivel mundial que cada vez mira más al sur, las empresas de la OCDE respaldan a los países emergentes no solo por que la década de 2010-2020 no será la de los mercados emergentes únicamente porque serán los países motores del crecimiento, sino también porque el desarrollo, la innovación y la producción se están concentrando en esos países, de los cuales saldrán innovaciones y empresas rompedoras. 

Esto cambiará el perfil de las multinacionales de la OCDE ya que se cruzarán dos fuertes tendencias: por una parte, el boom de las multinacionales de los países emergentes y por la otra, la importación de innovaciones con origen en los países emergentes por parte de las empresas de los países de la OCDE.

Las economías emergentes han dejado de ser zonas de baja intensidad tecnológica, y esta década veremos cada vez más multinacionales de los países emergentes presentar sus innovaciones al resto del mundo. Según las Naciones Unidas, hay aproximadamente 21.500 multinacionales basadas en los mercados emergentes.

De Brasil conocemos Petrobras como gigante del petroleo pero además Vale es la mayor empresa minera del mundo y también tenemos que tener en cuenta a la multinacional de la alimentación JBS. Desde el rey de los países emergentes China ya han aterrizado en España con fuerza empresas como Xiaomi y a lo mejor en Madrid nos suena un poco la multinacional Wanda Group.

Podemos concluir con la idea de que estamos ante un mundo interconectado comercial, económica y financieramente y en constante movimiento, un mundo “flat” en el que se van a acabar imponiendo unas determinadas “lenguas” y “lenguajes”, ¿pero es esto nuevo?

Países desarrollados y países emergentes

La historia reciente nos dice que el desarrollo de este nuevo mundo globalizado se viene caracterizando en las últimas décadas por un fuerte crecimiento de los llamados países emergentes (los países del «sur») frente a un estancamiento de los países desarrollados (los países del «norte»).

En los últimos años, el mercado de transacciones empresariales se ha invertido y el flujo de capitales ha cambiado de dirección. Hace una década Estados Unidos y Europa eran líderes en este mercado y ahora las economías emergentes son los nuevos compradores.

En los países del «sur» se concentra más del 80% de la población mundial y sólo el 50% del PIB. En las tres últimas décadas los países del sur también crecen más, se desarrollan más, reducen la pobreza y se expanden hacia fuera.

En este nuevo escenario cada vez más Latinoamérica va incrementando su desarrollo y peso en el comercio y economía mundial, expandiéndose especialmente hacia el norte (EEUU) y el oeste/pacífico (Asia/China…) a la vez que se está integrando cada vez más económica, comercial y financieramente como región.

Este proceso en las últimas dos décadas está siendo acompañado de una mayor intensificación de las relaciones y los movimientos de España y Portugal y sus empresas en América Latina y África, como consecuencia de la globalización, por lo que cada cada vez más las llamadas “Lenguas Internacionales” (Inglés, Español y Portugués)
están expandiendo su presencia tanto en el norte como en el sur, es decir, los idiomas de los países que en un principio hemos dicho fueron participes de la creación del mundo tal y como lo conocemos.

La importancia económica de una lengua. ¿Qué es eso?¿Cómo se mide?

La lengua tiene más importancia económica de lo que pueda parecer ya que se mide por estos factores:

  • Número de hablantes en el mundo;
  • Extensión geográfica;
  • Número de países en los que tiene rango de oficial;
  • Índice de desarrollo humano de sus hablantes (combina nivel educativo,
  • Esperanza de vida y renta per cápita);
  • Capacidad comercial de los países donde esa lengua es oficial;
  • Su tradición literaria o científica;
  • Su papel en la diplomacia multilateral.

Los tres últimos puntos son muy a tener en cuenta, las tres primeras lenguas en el mundo por su importancia económica son inglés, español y portugués por su numero de hablantes y lugares en donde esos idiomas son oficiales.

Esto también significa que por inercia siempre va a ser más fácil para una pequeña o empresa mediana española o portuguesa interactuar entre ellas o buscar nuevos mercados para sus productos en los países con los que comparten idioma, que para una empresa escandinaba o belga por mucho que tengan el ingles como idioma oficial para los negocios. ¿Por qué? pues por que las oportunidades de expansión del español y el portugués siguen estando casi en las mismas rutas comerciales que en un primer momento se establecieron si nos fijamos en la historia junto con los cambios derivados del progreso, y tanto el Portugués como el Español se van a acabar hablando cada vez más en el mundo, reforzando su carácter de lenguas internacionales y con importancia económica de nuevo.

Ante este escenario actual y futuro en el que hablar portugués empieza a ser una condición necesaria para los negocios en su proceso de expansión, Agoralíngua hacemos una oferta orientada a la formación en todos los niveles de portugués ofreciendo una respuesta privada útil y de calidad pensada para el futuro tanto para empresas como para particulares.

¿En qué nos parecemos españoles y portugueses? (Y en qué no)

A propósito de un artículo publicado por el periódico ABC – Diferencias entre portugueses y españoles, nos surgió la intriga de indagar acerca de qué compartimos y en qué nos diferenciamos con nuestros vecinos de habla portuguesa. Desde nuestra academia de portugués en Madrird queremos aportar nuestro granito de arena en estas dudas y resolver tópicos.

Vale. Podemos decir que el idioma ya es una diferencia. Y sí, es cierto aunque debemos recordar que tanto el español como el portugués comparten el mismo origen: el latín y por lo tanto ambos son lenguas romances. Además, quizás los que algunos no sabíais que los primeros vestigios del portugués se originaron en la región de Lusitania y Gallaecia, lo que hoy es la región de Galicia.

Pero lo que os proponemos aquí no es revolver el pasado, ni mucho menos. Ni tampoco vamos a remitirnos a la época de la colonia ni a los conflictos que se trasladaron a América. Así que no vamos a hablar ni de guerras ni de treguas, negociaciones diplomáticas, convenios o tratados de paz. Simplemente os proponemos reírnos de nosotros mismos, en el presente, aquí y ahora entre estos países vecinos y tratar de responder: ¿somos parecidos? ¿O no? Veamos…

TENEMOS CIERTOS PARECIDOS…

Venimos más o menos bien en relaciones hispano-lusas. Somos dos pueblos ibéricos que compartimos un territorio y muchos años de historia. Somos dos países fronterizos dentro de Europa. Y nos gusta el fútbol. Y hasta padecimos prácticamente al mismo tiempo años de dictadura e iniciamos prácticamente juntos el proceso hacia la democracia. Pero bueno, os dijimos que no íbamos a hablar del pasado, así que volvamos al presente. Y aquí vemos ciertas diferencias.

…AUNQUE SOMOS DIFERENTES

Para empezar tenemos horarios distintos. Y no sólo por la hora oficial, ya que nosotros vamos una hora adelantados, sino que unos y otros mantenemos diferentes horarios para nuestras actividades. Como no podía ser de otra manera, los portugueses arrancan más temprano y comen y cenan también antes que nosotros. Y, por nuestra parte, todo es más tarde en España. En donde solemos priorizar más la región que al país en sí, lo opuesto a lo que hacen nuestros vecinos que tienen un sentimiento más nacionalista y unitario.

Por otro lado, si bien estamos cerquita unos de otros, cada uno tenemos nuestra propia idiosincrasia. Los españoles tenemos más fama de ser extrovertidos, charlatanes, gritones, expresivos, informales y besucones. Vale, ¡pues expresamos más abiertamente nuestros sentimientos! Por su parte, los portugueses suelen mantener más las formas, son más reservados, hablan mucho menos y más bajito. A simple vista, se presentan muy educados y formales.

Y ellos beben más café. Pero bueno, nosotros nos vamos más de tapas.
Hasta aquí, pareciera que unos y otros no nos afectamos mutuamente. Pero ¡atención! No os confundáis a la hora de utilizar ciertos adjetivos calificativos… ¡pues podemos producir malos entendidos! Por ejemplo, si un portugués le dice a una chica que está “espantosa”, y esa chica es española, se ofenderá bastante. Pero, lo que en verdad ha querido decir nuestro vecino es que ella está espectacular, apabullante.

Por el contrario, si un español está comiendo y dice que la comida está “exquisita”, un portugués entenderá que es rara o extraña, mientras que para nosotros significa que está deliciosa.

Pero en estos casos, nada es absoluto. Y dentro de cada país también tenemos lo nuestro con nuestras diferencias. Como bien resume el diario ABC con la siguiente frase: “no hay ni dos españoles ni dos portugueses iguales”. ¿Y será que juntos lograremos un buen equilibrio?

Lee este post si quieres seguir aprendiendo portugués y ponerle acción


En nuestro post anterior, “Cómo ponerle acción al portugués”, hablamos acerca del corazón del idioma: el verbo, que es precisamente quien la lleva a cabo. Vamos a seguir repasando lo aprendido en la academia o en las clases de portugués online, aunque si estas aprendiendo portugués por tu cuenta también te servirá. Hoy os proponemos ir un pasito más allá, para seguir aprendiendo portugués vamos a ver algunas reglas para el uso de la voz pasiva y del subjuntivo.

LA VOZ PASIVA

La “voz passiva” es bastante sencilla de formar, siempre que prestemos atención al tiempo verbal.
Tenemos que coger el verbo auxiliar “ser”, que puede estar en cualquiera de sus combinaciones posibles, y añadirle el verbo principal en participio pasado. Aquí, este participio pasado funcionará como adjetivo. Por ejemplo: “A María é amada pelo Luís” (María es amada por Luis).

EL CAUSANTE DE LA VOZ PASIVA

Tenemos que tener en cuenta al causante de la acción pasiva, que formaremos con las preposiciones “por” o “de”. En el ejemplo anterior, se usó la preposición “por” más el artículo “o” (que quedó “pelo”) para referirse a Luis.

Cuando ocurre que en una frase pasiva no se nombra al causante de la acción, se puede formar la frase usando la forma reflexiva del verbo. Por ejemplo: “Vendem-se abacaxis” (Se venden piñas).

EL SUBJUNTIVO

El portugués utiliza el subjuntivo para varias cosas, entre ellas:

  • Para expresar inseguridad. Por ejemplo: “Talvez ele coma alguma coisa quando voltar do trabalho” (Quizás él coma algo al regresar del trabajo).
  • Para transmitir sentimientos y sensaciones o decir algo de manera subjetiva. Por ejemplo: “Todos esperam que ela diga a verdade” (Todos esperan que ella diga la verdad).
  • Para dar órdenes. Por ejemplo: “Escutem-me!” (¡Escuchadme!)
  • Para frases impersonales. Por ejemplo: “É melhor que + Subjuntivo” (Es mejor que…)
  • Para hablar en condicional. Por ejemplo: “Se eu soubesse disso, então eu poderia te ajudar” (Si lo hubiese sabido, tal vez podría haberte ayudado).

CUÁNDO PIDEN EL SUBJUNTIVO

Hay verbos que expresan emociones que parecieran pedir sí o sí el uso del subjuntivo, como por ejemplo: “sentir”, “lamentar” o “gostar que” (quisiera que…).

“Además, hay ciertos verbos que ellos mismos piden que el verbo subordinado vaya en subjuntivo. Alguno de ellos son: “desejar” (desear), “pedir”, “proibir” (prohibir), “querer” o “recomendar”, entre otros. ( para ir con subjuntivo, en Portugal, el verbo tiene que tener después  que)

Y, como si fuera poco, hay conjunciones en portugués que también piden el subjuntivo, como por ejemplo: “ainda que” (todavía), “desde que”, “para que” o “embora” (aunque), etc.

PRETÉRITO PERFECTO COMPUESTO DEL SUBJUNTIVO

El “Perfeito Composto do Subjuntivo” se forma con la conjugación del auxiliar “ter” (tener) en subjuntivo presente más el participio pasado del verbo principal para indicar una acción anterior que ya está finalizada. Por ejemplo: “Eu espero que você tenha estudado” (espero que hayas estudiado).

PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO COMPUESTO DEL SUBJUNTIVO

El “Pretérito mais-que-perfeito compost do subjuntivo” se forma con la conjugación del auxiliar “ter” o de “haver” en pretérito imperfecto, más el participio del verbo principal.

Es una especie de “pasado del pasado” que indica un hecho que ocurrió antes de otro, que también ya ha ocurrido. Por ejemplo: “Se nós tivéssemos chegado cedo, não teríamos perdido o início do filme” (Si hubiésemos llegado temprano, no nos habríamos perdido el comienzo de la película).

FUTURO DEL SUBJUNTIVO

El “futuro do subjuntivo” se forma con el futuro simple del subjuntivo del verbo “ter” más el participio del verbo principal. Se utiliza para indicar un hecho probable o deseable que está por ocurrir en relación con otro hecho futuro. Por ejemplo: “Amanhã iremos à Praia se você quiser” (Mañana iremos a la playa, si quieres).

También se puede usar con las conjunciones “quando”, “enquanto” o “sempre que”, entre otras, para indicar alguna recomendación o sugerencia.

Bien. Hasta aquí os hemos contado algunos tips para que podamos expresar emociones y deseos, dar órdenes y hasta arrepentirnos de algo que pasó. Agora… a falar!

 

¡Atenção con estos puntos de la gramática portuguesa!

Como no podía ser de otra manera uno de los aspectos que más cuidamos en nuestra academia es la gramática en portugués. Como broma en español solemos agregarle “-iño” o “-iña” al final de toda palabra para que parezca portuguesa, pero obviamente, no es así de sencillo en una conversación real en portugués.

El portugués tiene sus reglas gramaticales como cualquier otro idioma. Y aunque, a simple vista, nos parece un idioma más difícil que el español porque tiene varios tipos de acentos (y otros símbolos en las letras) con una formación de calidad pronto veremos que nos es tan difícil como puede parecer en un primer momento

Simplemente hay unas sencillas reglas que pueden orientarnos para no caer en el “portuñol” sino expresarnos en portugués de forma fluida y correcta.

Hoy os contamos tres de ellas:

1. Uso de la virgulilla y la cedilla

Comúnmente, se le dice virgulilla a la tilde de la letra eñe (~), que en portugués se usa en las vocales A,O y U. Aunque en español, la Real Academia Española acepta también como ejemplos de virgulilla el apóstrofe y la cedilla. Por su parte, la cedilla es la colita que le agregan a la c para transformarla en ç.

En portugués, la virgulilla sobre las letras A y O se llama til. Ejemplos: mãe, põe. No confundamos con “vírgula” que es la palabra portuguesa para llamar a la coma.

A la cedilla se llama cedilha y se pone sobre la letra C antes de A, O, U para obtener un sonido equivalente a la (s) Ejemplos: canção, estação, caçar.

2. Uso del acento grave, del agudo y del circunflexo

Antes de salir corriendo al ver más acentos gráficos que nuestra tilde en español, veamos cuáles son cada uno de ellos.

El acento grave (`), llamado crase, se usa en ciertas contracciones de la preposición A, principalmente con artículos definidos y con pronombres demostrativos. Ejemplos: à, às, àquele, àqueles.

El acento agudo (´) marca la sílaba tónica abierta (en A, E, O) y se usa también en I, U tónicos, en el caso que sea necesario. Ejemplos: flexível, guaraná.

El acento circunflexo (^): se usa en las vocales A, E y O para indicar un sonido tónico de timbre cerrado. Ejemplos: lâmpada, pêssego.

3. Uso de los artículos

En portugués, al igual que el español, se usan artículos masculino y femenino. Pero también se usa el artículo para nombres propios. Por ejemplo, para decir que este es Juan, se dice:
Este é o Juan (o João)

Y también, en portugués se encuentra el artículo determinado delante de pronombres personales. Por ejemplo, para indicar que él es mi padre: Este é o meu pai.

Estos son tres sencillos puntos a tener en cuenta cuando estamos aprendiendo portugués, si los estudiamos y empleamos podremos ver como con un poco de tiempo y práctica, vamos a poder falar y acentuar correctamente en portugués.

×
¿Hablamos? ¡mándanos un WhatsApp¡