Menú Cerrar

La literatura brasileña cada vez más de moda en el mundo hispanohablante

Además del cine, la música y los carnavales, las manifestaciones culturales de Brasil como la literatura también ha ido ganando terreno en el escenario mundial y cada vez está más de moda en el mundo hispanohablante.

El profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y especialista en literatura brasilera, Jorge A. Ruedas de la Serna, asegura los autores cariocas están ganando cada vez más espacio en el mundo gracias a las crecientes traducciones.

En un reportaje publicado en el diario mexicano La Jornada, el académico explicó que la literatura brasileña había estado aislada a excepción de unos pocos autores como Clarice Lispector, Rubem Fonseca, Guimarães Rosa o Jorge Amado. Pero que en los últimos años, los autores clásicos “están creciendo cada vez más en el mundo gracias a las traducciones desde el portugués y a los estudios que se hacen de su vida y obra”. Este auge también alcanza a los autores más jóvenes, nacidos en los años 60 y 70, que ya están leyéndose en México y en España.

Por su parte, el escritor y traductor mexicano Juan Pablo Villalobos sostiene que si bien “Brasil se puso un poco de moda, con la aparición de Lula Da Silva, el boom económico y el protagonismo internacional”.

“La escritura de ese país, en el que se radicó hace unos años, atraviesa un “momento interesante y contradictorio a la vez”. Explicó que, por lado, es Interesante porque “está comenzando a recibir mayor atención en el ámbito internacional”, pero por otro lado, es contradictorio porque “el fenómeno de mayor difusión de la literatura también viene acompañado de una cierta exclusión: se trata de exportar o vender un cierto tipo de literatura brasileña, más urbana, más cosmopolita, más globalizada y se está dejando de lado una literatura más regionalista, de la periferia; más social”.

Para ejemplificarlo, Villalobos agregó que muchos autores de ciudades o pueblos pequeños acaban por mudarse a las dos ciudades culturalmente más grandes de Brasil: Río de Janeiro y San Pablo. Y que eso modifica los temas que abordan, dejando de lado temáticas más locales y autóctonas. Para el escritor, el público lector hispano todavía tiene mucho por recorrer.

De todas formas, destaca la labor de Luiz Rufatto, un autor muy bien consolidado, y de algunas jóvenes promesas como Daniel Galera con su novela Barba empapada en sangre, Michel Laub con El diario de la caída y Sergio Rodrigues con El regate. También resalta que muchas mujeres vienen ganando terreno, como la antología de cuentos de Paula Parisot.

Ruedas de la Serna también piensa en ese sentido y resume diciendo que “la literatura brasileña es una de las más importantes, no sólo de América Latina sino del mundo”.

WhatsApp chat