was successfully added to your cart.

¿En qué nos parecemos españoles y portugueses? (Y en qué no)

A propósito de un artículo publicado por el periódico ABC – Diferencias entre portugueses y españoles, nos surgió la intriga de indagar acerca de qué compartimos y en qué nos diferenciamos con nuestros vecinos de habla portuguesa. Desde nuestra academia de portugués en Madrird queremos aportar nuestro granito de arena en estas dudas y resolver tópicos.

Vale. Podemos decir que el idioma ya es una diferencia. Y sí, es cierto aunque debemos recordar que tanto el español como el portugués comparten el mismo origen: el latín y por lo tanto ambos son lenguas romances. Además, quizás los que algunos no sabíais que los primeros vestigios del portugués se originaron en la región de Lusitania y Gallaecia, lo que hoy es la región de Galicia.

Pero lo que os proponemos aquí no es revolver el pasado, ni mucho menos. Ni tampoco vamos a remitirnos a la época de la colonia ni a los conflictos que se trasladaron a América. Así que no vamos a hablar ni de guerras ni de treguas, negociaciones diplomáticas, convenios o tratados de paz. Simplemente os proponemos reírnos de nosotros mismos, en el presente, aquí y ahora entre estos países vecinos y tratar de responder: ¿somos parecidos? ¿O no? Veamos…

TENEMOS CIERTOS PARECIDOS…

Venimos más o menos bien en relaciones hispano-lusas. Somos dos pueblos ibéricos que compartimos un territorio y muchos años de historia. Somos dos países fronterizos dentro de Europa. Y nos gusta el fútbol. Y hasta padecimos prácticamente al mismo tiempo años de dictadura e iniciamos prácticamente juntos el proceso hacia la democracia. Pero bueno, os dijimos que no íbamos a hablar del pasado, así que volvamos al presente. Y aquí vemos ciertas diferencias.

…AUNQUE SOMOS DIFERENTES

Para empezar tenemos horarios distintos. Y no sólo por la hora oficial, ya que nosotros vamos una hora adelantados, sino que unos y otros mantenemos diferentes horarios para nuestras actividades. Como no podía ser de otra manera, los portugueses arrancan más temprano y comen y cenan también antes que nosotros. Y, por nuestra parte, todo es más tarde en España. En donde solemos priorizar más la región que al país en sí, lo opuesto a lo que hacen nuestros vecinos que tienen un sentimiento más nacionalista y unitario.

Por otro lado, si bien estamos cerquita unos de otros, cada uno tenemos nuestra propia idiosincrasia. Los españoles tenemos más fama de ser extrovertidos, charlatanes, gritones, expresivos, informales y besucones. Vale, ¡pues expresamos más abiertamente nuestros sentimientos! Por su parte, los portugueses suelen mantener más las formas, son más reservados, hablan mucho menos y más bajito. A simple vista, se presentan muy educados y formales.

Y ellos beben más café. Pero bueno, nosotros nos vamos más de tapas.
Hasta aquí, pareciera que unos y otros no nos afectamos mutuamente. Pero ¡atención! No os confundáis a la hora de utilizar ciertos adjetivos calificativos… ¡pues podemos producir malos entendidos! Por ejemplo, si un portugués le dice a una chica que está “espantosa”, y esa chica es española, se ofenderá bastante. Pero, lo que en verdad ha querido decir nuestro vecino es que ella está espectacular, apabullante.

Por el contrario, si un español está comiendo y dice que la comida está “exquisita”, un portugués entenderá que es rara o extraña, mientras que para nosotros significa que está deliciosa.

Pero en estos casos, nada es absoluto. Y dentro de cada país también tenemos lo nuestro con nuestras diferencias. Como bien resume el diario ABC con la siguiente frase: “no hay ni dos españoles ni dos portugueses iguales”. ¿Y será que juntos lograremos un buen equilibrio?

Print Friendly, PDF & Email
×
¿Hablamos? ¡mándanos un WhatsApp¡
A %d blogueros les gusta esto: