Cultura
Artículos sobre la cultura portuguesa.

Aristides de Sousa Mendes, el Schindler Portugués

By 2 de diciembre de 2017 No Comments

Es bien conocida por todos la historia del empresario alemán Oskar Schindler llevada al cine en 1993 por Steven Spielberg, quién salvo a mas de mil judíos de morir en los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial empleándolos como trabajadores en sus fábricas.

Sin embargo la lista de héroes anónimos qué en toda Europa se revelaron de una u otra manera contra el régimen nazi y arriesgaron su vida para salvar de una muerte segura a otras tantas miles de personas es amplia, y uno de estos héroes anónimos aunque menos conocido por el público general fue Arístides de Sousa Mendes, cónsul portugués que en ese mismo periodo salvo la vida a entre 10.000 y 30.000 personas de morir a manos de los alemanes.

Aristides de Sousa Mendes

Nacido en el seno de una familia acomodada y de fuertes convicciones católicas y conservadoras Arístides de Sousa Mendes siguió desde niño un camino marcado de antemano que le llevo con 18 años a Coimbra estudiar derecho. La posición de su padre miembro del Supremo tribunal le llevo rápidamente a comenzar su carrera cómo cónsul en diversas delegaciones portuguesas en lugares como Zanzíbar, Brasil o Estados Unidos.

Nunca fue un cónsul ejemplar y su carrera diplomática estuvo marcada por las polémicas, los procesos disciplinarios incluso por apropiación de fondos públicos, varias suspensiones e incluso a la expulsión de los Estados Unidos.

En 1926 apoyó sin reparos la dictadura militar portuguesa precursora del Estado Novo de Salazar, y fue enviado a Vigo desde donde se dedicó a perseguir a los refugiados políticos portugueses e incluso se vanagloria de ser la persona ideal para ello. fue destinado 10 años como cónsul el Amberes donde su carrera si empezó a despegar y en 1938 nombrado por Salazar cónsul en Burdeos, Francia. Poco después en septiembre del 39 estallaría la Segunda Guerra Mundial, este hecho cambiará para siempre la vida de Arístides así como la persona que fue hasta ese momento.

Sí bien Portugal se declaro desde un principio país neutral durante la ocupación alemana de Francia copió las restrictivas políticas de inmigración de otros países europeos, no permitiendo a sus consules expedir visados sin autorización previa del Ministerio a rusos, judíos expulsados de otros países o portadores del pasaporte Nansen.

Nadie sabe con certeza que paso por la cabeza de Sousa Mendes de fuertes convicciones religiosas, muy conservadoras y firme defensor del Estado Novo Fascista, pero se cree que él amor hacia Andrée Cibial una joven refugiada francesa 20 años más joven que él y sus fuertes creencias religiosas le hicieron oponerse a su propio gobierno y al régimen Nazi otorgando miles de visados a todo aquel que lo pidiese.

Eso sí como hemos mencionado, su vida nunca fue ejemplar y si bien manifiesto literalmente “entre desobedecer una ley de Dios o de los hombres, prefiero desobedecer la de estos últimos” Sousa Mendes fue acusado de exigir contribuciones irregulares y sospechosas para emitir estos visados.

Salazar tomó medidas rápidamente contra el cónsul rebelde y lo ceso de su puesto, sin embargo y aun apartado continúo su labor en Baiona donde siguió concediendo visados a todo aquel que lo pidiese en colaboración con el diplomático español Eduardo Propper de Callejón, esto propició que cuando Salazar quiso forzar su vuelta a Lisboa, Sousa Mendes cruzase la frontera junto con otros refugiados y llegara a España.

La posición neutral de Portugal desde el inicio de la guerra y su temor a una ocupación por parte del ejército nazi similar a la que estaba teniendo lugar en Francia, posibilitó que a través de su territorio miles de refugiados pudiesen escapar, ya que tras Arístides otros embajadores y funcionarios portugueses también concedieron asilo y visados a miles de judíos y refugiados salvándoles del Holocausto. A pesar de su rebeldía a su regreso a Portugal Arístides solo fue amonestado de forma leve siendo su sueldo reducido a la mitad durante un año, aunque como castigo Salazar lo aparto del servicio público.

En 1948 y tras la muerte de su mujer Angelina y ya afincado en Lisboa, Arístides se casa con Andrée Cibial su amante desde sus rebeldes años en Burdeos y por la que se reveló contra el régimen Nazi y contra Salazar, murió pobre y olvidado el 3 de abril de 1954.

Aún siendo una figura de vida polémica y poco ejemplar la figura de Aristides de Sousa Mendes quedará en la historia por salvar la vida a miles de personas de una muerte segura, bastantes más que el famoso Schindler, por lo que en los años póstumos a su muerte recibió entre otros reconocimientos el de Justo entre las naciones, la Orden de la Libertad de la República de Portugal concedida en 1987 y En Burdeos en el lugar donde se encontraba el Consulado de Portugal en el año 1940 podemos ver un busto en homenaje a uno de los 10 portugueses más importantes de la historia.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: